• ¿Qué hacer si tu perro no te obedece y se porta mal?

    ¿Tu perro se hace pipí dentro de la casa? ¿Te muerde los zapatos, tus dedos y todo lo que encuentra? ¿Tira de la correa cuando lo sacas pasear? ¿No sabes como lograr que deje de ladrar sin control? ¿Te gustaría terminar con los malos comportamientos de tu mascota y que TE OBEDEZCA? Si estas buscando […]

    ¿Tu perro se hace pipí dentro de la casa?

    ¿Te muerde los zapatos, tus dedos y todo lo que encuentra?

    ¿Tira de la correa cuando lo sacas pasear?

    ¿No sabes como lograr que deje de ladrar sin control?

    ¿Te gustaría terminar con los malos comportamientos de tu mascota y que TE OBEDEZCA?

    Si estas buscando la RESPUESTA a alguna de las preguntas anteriores, haz llegado al lugar correcto.

    LO PRIMERO que debes saber, para educar y adiestrar a tu mascota, es que los perros son animales sociales. Al igual que sus ancestros, los lobos, los perros piensan en términos de sociedades y trabajo en equipo para llevar a cabo algunas actividades.

    Así como un equipo de fútbol trabaja mancomunadamente para lograr una meta que es ganar, tu perro cree que tú y el resto de tu familia son su “equipo” y cuenta con ustedes para que lo ayuden a sobrevivir, a aprender las reglas de la casa y las normas de conducta.

    Y al igual que en el caso de un equipo de fútbol ganador, los miembros de tu familia, incluido tu perro, deben seguir algunas normas.

    Algunas de estas normas son: estructura disciplinada y respeto entre los miembros del “equipo”. Sin estos elementos, el equipo sería un caos y sería difícil que tu perro pudiese reconocer quién está al mando y liderando su equipo.

    Los perros y cachorros necesitan este liderazgo y saber quién va a ejercerlo. A tu perro no le importa quién es el líder de tu familia, si existe uno se sentirá feliz y seguro.

    En aquellos hogares compuestos por más de una persona, el perro aprenderá finalmente a reconocer una jerarquía específica.

    Por ejemplo, en mi hogar mi esposa y mi hija conviven con la mascota de la familia.

    Mi perro sabe que ocupa el último lugar en la cadena de liderazgo y está contento así. Mi perro entiende que mi familia y yo tenemos un rol más importante en el equipo que él.

    Debido a que existe una estructura y mi perro sabe quién está al mando, aun cuando haya muchos miembros familiares, su sentido de seguridad y bienestar está garantizado.

    La mayoría de los problemas de conducta canina surgen debido a falta de reglas y disciplina en la casa.

    Hasta aquí has aprendido que los perros necesitan reglas y límites en el hogar para ser felices. Lo mismo sucede en el caso de los niños.

    Sin la presencia de padres que establezcan reglas y hagan cumplir esas reglas, los niños normalmente terminan presentando muchos problemas de conducta.

    Si tu perro no reconoce a tu familia como su equipo y no sabe quién es el líder, sus problemas conductuales pueden llegar a ser muy molestos.

    Depende ti empezar a crear en tu hogar un orden social. Debes aprender a comunicarte con tu perro leyendo su lenguaje corporal y hacerle saber quién está al mando.

    Y tu trabajo será mucho más fácil si consigues que todos los miembros de tu familia cooperen contigo. Ellos deben ponerse de acuerdo en la forma cómo tratar a tu perro.

    Esto te será de gran ayuda para intentar crear un equipo dentro de tu familia, el cual ayudará a convertir a tu perro en una mascota feliz y bien adiestrada.

    Lo SEGUNDO que debes saber, antes de pasar al adiestramiento básico, es conocer las 2 cosas mas importantes para un perro:

    Las 2 Cosas Más Importantes Para Un Perro
    Fuente: perroobediente.com

     

  • Las Reglas del Encantador para educar a tu mascota

    Más que adiestrar a los animales, César Millán, el famoso ‘encantador de perros’, educa a las personas. Por eso, una de las frases emblema de su programa de televisión es: “Rehabilito perros, adiestro personas”. Lo mismo deja claro en las primeras páginas de su último libro, Las reglas de César Millán, donde asegura que todo […]

    Más que adiestrar a los animales, César Millán, el famoso ‘encantador de perros’, educa a las personas. Por eso, una de las frases emblema de su programa de televisión es: “Rehabilito perros, adiestro personas”.
    Lo mismo deja claro en las primeras páginas de su último libro, Las reglas de César Millán, donde asegura que todo lo que hacen los propietarios -incluso las cosas de las que a veces no son conscientes- influye en el comportamiento del perro.
    Millán también cuenta cómo aprendió a educar a los caninos, explica los tipos de adiestramiento y las bases de cada uno y los pasos para lograr la obediencia básica, y habla sobre los instintos de los perros que todo propietario debe conocer. Todo esto lo basa en su experiencia y en la de otros adiestradores y expertos.
    Además, este mexicano de 38 años, que desde pequeño ha analizado a los perros y en el 2004 empezó a presentar Dog Whisperer, describe en un capítulo ‘Las normas de César para enseñar a un perro y educar a una persona’, de las que presentamos un resumen.
    Las reglas
    1.Autoridad y calma
    La energía serena y autoritaria es la clave para relacionarse con un perro problemático. Para proyectarle estas energías, usted debe ser consciente de cómo se siente. El perro lo observa siempre y advierte hasta el cambio más sutil en su expresión y huele cada alteración en la química de su cuerpo.
    2. Sea consciente de cómo es usted
    Un perro siempre aprende de las acciones y reacciones de sus propietarios. Sea usted mismo cuando está con su perro, sobre todo si trata de influir en su conducta. No intente imitar a otros, aprenda de las teorías y de los profesionales, pero sea usted mismo al momento de poner en práctica las lecciones.
    3.El refuerzo positivo, en usted
    La clave de los refuerzos positivos radica en el estado de ánimo de quien los da. Siempre sea positivo, confiado, sereno y autoritario. El auténtico refuerzo no consiste solo en premiar con comida. También se trata de tener el estado de ánimo apropiado (positivo y sin prejuicios). Solo se debe tocar el perro cuando él esté sereno y receptivo, y reforzar su estado positivo con el de usted.

    4.Empiece por la unión
    El proceso tiene tres pasos. El primero toma de 4 a 7 días y es conocer bien al perro: exponerlo a diferentes situaciones, lugares, personas, etc., y ver cómo reacciona.
    El segundo es desarrollar la relación: seleccione todo lo que le gusta y elimine lo que no. Este toma 2 semanas.
    Y el tercero, construir confianza, al enfrentarse a esos problemas o cosas que no le gustan al animal.
    5. Mejor si es joven
    Un adiestramiento desde que el perro es cachorro es de gran ayuda para que sea sociable con las personas y con otros perros, permanezca relajado, confiado y bien educado. Un cachorro puede aprender órdenes y cabriolas incluso con 8 semanas de vida. Además, si un perro es acariciado por sus dueños en esta etapa, desarrollará mejor las habilidades para relacionarse.
    6. Un perro mayor
    Aunque el ideal es coger un perro desde que es cachorro, uno mayor también puede aprender. Por lo general, ellos tienen hábitos adquiridos y determinadas asociaciones, pero si se comprende cómo aprenden los perros, es posible modificar y mejorar su conducta.
    7. El aprendizaje no es una carrera
    No todos los perros tienen la misma capacidad para aprender. Algunos van rápido  y otros, muy despacio, según lo que se les esté enseñando. Nunca compare a su mascota con otra de la misma edad, aunque sean de la misma camada. Lo mejor es que pase tiempo con ella e identifique cómo aprende y evoluciona.
    8. Tenga en cuenta la raza
    Aunque todas las razas pertenecen a la misma especie, Canis familiaris, la ingeniería genética del ser humano también ha creado a cada perro para un fin específico. Cada raza está diseñada para desempeñar diferentes tareas.
    9. Éxito pequeño y recompensa
    El cerebro de un perro siempre se cansa antes que su cuerpo. Para que el aprendizaje tenga bases sólidas es mejor trabajar paso a paso, aumentando poco a poco, con sesiones cortas y suaves.
    10. Sea constante
    Esta es la clave para que el perro aprenda. Una vez haya elegido la técnica y la forma más adecuadas para educar a su mascota, lo mejor es ceñirse a esa estrategia hasta que dé resultados.
    Fuente: El Tiempo